• El misterioso sanatorio de Beelitz-Heilstätten

    complejo 3

    Impresionante y misterioso complejo hospitalario abandonado formado aproximadamente por 60 edificios erigidos a partir de 1898 por el arquitecto Heino Schmieden.  No dejes de ver la galería de Imágenes.

    Al principio fue diseñado como sanatorio por la corporación del seguro médico par los trabajadores del Berlín. Al estallar la primera guerra mundial el complejo pasa a desempeñar las funciones de hospital militar del Ejército Imperial alemán.

    Continue reading  Post ID 54



  • El lugar más remoto del mundo

    Bouvet_island_0

    Bouvet es la isla deshabitada mas lejana del mundo. Sus 190km2 de superficie están cubiertos por glaciares y apenas sobrevive vida aquí, pingüinos, aves marinas y musgo. También tiene fama de ser una isla maldita puesto que durante los primeros años de toma de fotografías por parte de los satélites, esta isla jamás había aparecido hasta hace 30 años. En una expedición que se realizó se encontró un bote salvavidas de un navío que naufragó en esta agua a finales de los años 60.

    Continue reading  Post ID 52



  • Base de submarinos abandonada

    Bored Space

    Hasta el desplome de la Unión Soviética en 1991 Balaklava fue una de las ciudades más secretas en Rusia. 10km al sur de Sebastopol, sobre la Costa de Mar Negro, esta pequeña ciudad albergaba una base nuclear submarina.


    Casi todos los habitantes de Balaklava trabajaban en aquél tiempo en sus instalaciones. La base permaneció operacional después del derrumbamiento de la Unión Soviética en 1991 a 1993 cuando el proceso de  desmantelamiento comenzó y las ojivas y torpedos de bajo rendimiento furon desactivados.

    Continue reading  Post ID 65



  • TC-48: En busca del avión perdido

    El 3 de noviembre de 1965 desaparece en la selva de Talamanca, en Costa Rica, el avion argentino TC-48 con 68 personas a bordo entre cadetes, oficiales y suboficiales de la Fuerza Aerea Argentina. Nunca se los encontró, y el misterio se convirtio en leyenda en Costa Rica. Sin embargo en Argentina, la posicion oficial fue olvidar. A 43 años desde este enigma, la historia renace y la Fuerza Aérea decide escuchar los reclamos de los familiares, se inicia una nueva busqueda y se renuevan las esperanzas.

    Continue reading  Post ID 30



  • El cementerio de barcos

    Un cementerio de barcos sumergido

    Amanecía en el paraíso, el día 17 de febrero de 1944 cuando los nativos de truk pensaron que el mundo se acababa, seguramente pensaron que todo aquel ruido, fuego y destrucción se debía a la ira de los dioses pero se equivocaban.El ejército americano estaba llevando a término la “Operation Hailstone,” fue un ataque naval y aéreo masivo desde portaviones, con fuego de cobertura desde los destructores de la US Army.

    Continue reading  Post ID 70



  • El misterio del niño de Somosierra

    Este es uno de los misterios más impactantes de los últimos años, salido de una historia verídica pero que hasta el día de hoy encierra un enigma imposible de descifrar pese a que se han hecho todos los esfuerzos posibles para resolverlo.

    Según el análisis preliminar, la cabina fue aplastada por la cisterna, derramando el ácido sobre Andrés Martínez y Carmen Gómez, esposos que viajaban en el camión. Impedidos de hacer algo por ello, las autoridades priorizaron controlar el ácido para que no se esparciera pero una noticia sacudió el ambiente.

    Continue reading  Post ID 26



  • La isla fantasma de Hashima

    800px-Nagasaki_Hashima_01

    A escasos kilómetros de Nagasaki se encuentra una pequeña isla cuyo aspecto recuerda a un acorazado surcando el mar. Es la isla de Hashima, abandonada desde el año 1974 sus edificios medio derruidos y su aspecto fantasmagórico nos muestran el estado de deterioro de lo que en su día fue una comunidad.

    La isla Hashima, también llamada Gunkanjima, es una de las 505 islas deshabitadas de la Prefectura de Nagasaki, a unos 15 kilómetros del propio Nagasaki. La isla estuvo poblada entre 1887 y 1974 como una mina de carbón.

    En 1959 llegó a alcanzar una densidad de población de 83.500 personas/km2 para el conjunto de la isla, y de 139,100 personas/km2 en la zona residencial, lo que supone históricamente una de las mayores densidades de población registradas en el mundo. Con el abandono de las minas de carbón en 1974, la isla quedó deshabitada.

    La historia cuenta que la isla fué comprada por la compañía Mitsubishi en 1890, interesada en la mina con la intención de probar la extracción de carbón bajo el nivel del mar.

    Dicha compañía fué construyendo allí un gran complejo industrial dotado también de viviendas para los trabajadores. Alrededor de toda la isla se construyó un gran muro de hormigón para protegerla de los tifones.

    Esta isla concentró una gran cantidad de personas en un espacio muy pequeño. El punto máximo se alcanzó en 1959, cuando la isla alcanzó una población de 5.259 personas, con una densidad de 3.460 habitantes por kilómetro cuadrado.

    En la isla no estaban permitidos los vehículos de motor (tampoco es que hiciesen falta). Estaba dotada de escuelas primaria y secundaria, gimnasio, recreativos, cine-teatro, bar, restaurantes, 25 tiendas, hospital, peluquería, templos e incluso casa de citas.

    Con el paso de los años la mina dejó de ser rentable y la compañía Mitsubishi anunció su cierre en 1974. A partir de entonces la isla quedó completamente abandonada. En ella quedaron los edificios deshabitados, que con el tiempo se han comenzado a convertir en ruinas.

    Fuente: Absolutjapon

    Imágenes

    800px-Hashima076

    800px-Nagasaki_Hashima_04-1

    800px-Nagasaki_Hashima_08

    800px-Nagasaki_Hashima_05

    800px-Nagasaki_Hashima_04

    800px-Nagasaki_Hashima_10

     

    Fuente: Lo Incógnito



  • El gaseador nocturno de Matton

    En 1944 el pueblo de Matton se vio asediado por un extraño y desconocido sujeto que misteriosamente gaseaba a sus vicitmas dejándolas a su merced. Nunca nadie pudo ser detenido por los extraños sucesos y el misterioso sujeto desapareció tan rapidamente como había aparecido.

    Pocos conocen esta historia verídica ocurrida en el año 1944, cuando  el pueblo estadounidense de Matton, Illinois, se vio afectado por una extraña y misteriosa enfermedad hacia finales del verano. La enfermedad asolaba cada día a más personas del pueblo, y se creía que posiblemente fuera causada por una sustancia gaseosa invisible, al menos así lo señalo uno de los testigos,  “tenía un olor nauseabundo pero dulce”, incluso afirmaban que la sustancia también inducia a la parálisis.

    En una ocasión, el esposo de una de las victimas vio en la ventana de su dormitorio a un hombre que describió como muy alto, con ropa negra y una gorra muy ajustada. Cuando lo vio, decidió perseguirlo pero no le dio alcance.

    El periódico Matton Daily Jounal Gazette se hizo eco de la noticia durante varias semanas y muchos creyeron que la gran variedad de los casos se debieron a la histeria colectiva, pero lo cierto es que muchos otros casos se sucedieron antes de que el rotativo se hiciera cargo.  En diversos de esos casos, se volvía a repetir la visión del hombre alto y con ropajes de color negro, al que denominaron “el merodeador”, lo curioso es que la visión de esa persona siempre ocurría en el mismo instante en que el nauseabundo gas hacia acto de presencia en la habitación, provocando nauseas, parálisis e inflamación y enrojecimiento de las mucosas.

    La policía busco insistentemente al presunto agresor, que pasarían a denominar como el “Gaseador Loco”, pero  las autoridades solo lograron encontrar indicios físicos muy vagos. Lo más concluyente, pero que no sirvió para capturarlo, fueron algunas huellas dactilares y una ganzúa que como decía, aparentemente pertenecían al agresor. Ante la ineficacia de la policía, los propios ciudadanos crearon turnos de vigilancia para resguardar a sus vecinos, pero los ataques continuaron, incluso en un número de hasta cuatro víctimas por noche.

    Tan escurridizo era el agresor que los funcionarios de Matton, llegaron a plantear que el agresor y las agresiones no eran más que el producto de una histeria colectiva imaginaria. Incluso el inspector de policía de Matton declaro que no había encontrado ninguna evidencia física que sustentara las declaraciones de los testigos. Al día siguiente de estas declaraciones, se sucedió el último ataque del gaseador, pero en esta ocasión fue incluso el más extraño.

    Un testigo del ataque describió al gaseador como “una mujer con ropa de hombre”, incluso la victima y su hijo, encontraron huellas de zapatos de tacón en el lugar donde había estado su agresor. La policía se negó siquiera a abrir un expediente sobre el caso. Las teorías sobre el asunto fueron tan numerosas como carentes de sentido. Se habló de seres de otro mundo, o quizás de bromista con un pésimo sentido del humor, incluso el diario Chicago Herald, destaco en su momento, sin razón aparente, que el responsable podría ser un hombre mono.

    Autor: David Heylen Campos
    Fuente: Esencia21



  • El faro fantasma de Great Isaac Cay

    faro1

    Los fareros que lo atendian desaparecieron misteriosamente en 1969 sin dejar rastro. Las islas Bimini están en la zona de influencia del Triángulo de las Bermudas.Great Isaac Cay es una pequeña isla en el extremo norte del archipiélago de Bimini, en las Bahamas, un grupo de pequeñas islas apenas a 80 kilómetros al este de Miami, Florida, en clara zona de influencia del famoso Triángulo de las Bermudas.

    La construcción más notoria en la islita es un faro de torre redonda de hierro fundido con linterna y galería pintada de blanco, que se levanta a 46 metros de altura y fue construido en la década de 1850. Dicho faro fue instalado allí para proteger a los barcos que recorrían las cercanías, dado que se consideraba una zona peligrosa y ya contaba con varios naufragios.

    faro2

    En uno de ellos, en el siglo XIX, el único sobreviviente fue un niña. Y de acuerdo a los cuentos de marineros locales, en las noches de luna llena se puede ver en la isla el fantasma de su madre, conocida como La Dama Gris, gimiendo de dolor.

    faro3Estas leyendas no espantaron a los fareros, que por décadas cumplieron su tarea a rajatabla. Pero en cierto momento, se verificó un hecho que dejó atrás todos los cuentos de fantasmas: como siempre, la realidad superó a la ficción.
    Luego de recibir varios informes sobre luces erráticas en la zona de la isla, los guardacostas intentaron comunicarse sin éxito con la dotación del faro (compuesta por dos hombres).

    En vista de ello, enviaron un buque a investigar, que llegó a la isla el 4 de agosto de 1969.

    Lo que encontraron al llegar dejó mudos a los guardacostas: la dotación del faro había desaparecido sin dejar rastro. Tanto ropas como pertenencias y alimentos se hallaban en su sitio, pero no había señal alguna de los dos hombres ni pista de lo que pudo haberles sucedido.

    Inmediatamente empezaron a llover rumores y las especulaciones. Hay quien dice que la Oficina de Inteligencia Naval despachó un equipo de tareas bastante heterogéneo al lugar, el cual habría incluído algunos científicos y oficiales del área de “tecnología extranjera” (léase: los que estudian OVNIs).

    Aunque puede que no sea tal misterio, si bien es cierto que el 4 de agosto 1969 los guardacostas encontraron la isla desierta. Cuando uno mira la lista de huracanes de 1969, el huracán Anna, el primer huracán de 1969, pasó lo suficientemente cerca de la isla Great Isaac Cay para causar una meteorología muy peligrosa para esta isla tan pequeña. Las fechas en que el huracán pasó la región de las Bahamas fueron el 1 y 2 de agosto. Por el 4 de agosto, el huracán se desvió hacia el Océano Atlántico y el clima habría servido para explicar por qué el faro estuvo intermitente esos dos días, durante el huracán.

    faro4

    Como punto de interés, la luna llena se produjo en 1969 el 29 de julio y el 27 de agosto…

    Sea como sea, nunca más hubo operadores en ese faro. Se realizaron los trabajos necesarios para automatizar el funcionamiento del mismo y así continuó en servicio hasta el año 2000.

    Las construcciones que se ven en las fotos corresponden a vivienda de los fareros y diversos depósitos que, con el tiempo, se han venido deteriorando hasta estar en ruinas.

    faro5

    faro6

    Los alrededores están abiertos al público, aunque las escaleras interiores del propio faro ha sido eliminadas para bloquear el acceso al interior de esa estructura.

    Con la desaparición de los fareros, la isla perdió sus dos últimos habitantes. Nadie vive ahora allí. Aunque la colección de ruinas de los edificios abandonados de Gran Isaac Cay es un destino popular para los navegantes.

    Al parecer, el faro ha sido repintado y volvió a encenderse en algún momento en 2008-09, a pesar de que la linterna permanece en malas condiciones, faltándole la mayoría de los cristales.

    Fuente.: Vista al mar



  • El accidente de Chernobyl

    Las confusas noticias en la central nuclear de Fukushima, todavía por determinar con calma (el paso del tiempo ya se encargará de ello),  nos traen irremisiblemente a la memoria la tragedia de Chernobyl considerado el accidente nuclear más grave hasta la fecha y del que pronto se cumpliran veinticinco años. Esos recuerdos nos traen a la mente imágenes muchas veces vistas de la ciudad fantasma de Prypiat, de Chernobyl y otras ciudades cercanas,  con sus calles desiertas, los edificios abandonados, la naturaleza habriéndose paso a través del cemento contaminado y los objetos cotidianos de sus antiguos habitantes cubiertos de polvo radiactivo en un lugar en el que el tiempo se detuvo en un instante, un lugar consierado el más tétrico del mundo.

    La central nuclear

    Chernobyl se encuentra en Ucrania a 18 kilómetros de la ciudad del mismo nombre y a 16 kilómetros de la frontera entre Ucrania y Bielorrusia. La central disponía de cuatro reactores RBMK-1000 con capacidad para producir 1.000 MWth cada uno. Entre 1.977 y 1.983 se pusieron en marcha los cuatro primeros reactores; el accidente frustró la terminación de otros dos reactores que se estaban construyendo. El diseño de aquellos reactores incumplía los requisitos de seguridad que en aquellos años eran obligatorios para todos los reactores nucleares de uso civil en Occidente. El más grave e importante era que todos los reactores carecían de edificio de contención.

    El accidente

    La noche del  sábado 26 de Abril de 1.986 el equipo de turno planificó una prueba de seguridad en la que se simulaba un corte de energía eléctrica en los reactores de la central. Para ello debían averiguar durante cuanto tiempo continuaría generando energía eléctrica la turbina de vapor después de una pérdida de suministro de energía principal del reactor. Las bombas refrigerante de energía,  requerían de un mínimo de potencia para ponerse en marcha y los técnicos de la planta desconocían si, una vez cortada la afluencia de vapor, la inercia de la turbina tendría suficiente fuerza para mantener las bombas funcionando.

    Para realizar este experimento, los técnicos no querían detener la reacción en cadena en el reactor para evitar un fenómeno conocido como envenenamiento por xenón. Entre los productos de fisión que se producen dentro del reactor, se encuentra el xenón135, un gas muy absorbente de neutrones. Mientras el reactor está en funcionamiento de modo normal, se producen tantos neutrones que la absorción es mínima, pero cuando la potencia es muy baja o el reactor se detiene, la cantidad de 135Xe aumenta e impide la reacción en cadena por unos días. El reactor se puede reiniciar cuando se desintegra el 135Xe.

    Los operadores insertaron las barras de control para disminuir la potencia del reactor y esta decayó hasta los 30 megavatios. Con un nivel tan bajo, los sistemas automáticos detendrían el reactor y por esta razón los operadores desconectaron el sistema de regulación de la potencia, el sistema refrigerante de emergencia del núcleo y, en general, los mecanismos de apagado automático del reactor. Estas acciones, así como la de sacar de línea el ordenador de la central que impedía las operaciones prohibidas, constituyeron graves y múltiples violaciones del Reglamento de Seguridad Nuclear de la Unión Soviética.

    A 30 megavatios de potencia comienza el envenenamiento por xenón y para evitarlo aumentaron la potencia del reactor subiendo las barras de control, pero con el reactor a punto de apagarse, los operadores retiraron manualmente demasiadas barras de control. De las 170 barras de acero al boro que tenía el núcleo, las reglas de seguridad exigían que hubiera siempre un mínimo de 30 barras abajo y en esta ocasión dejaron solamente 8. Con los sistemas de emergencia desconectados, el reactor experimentó una subida de potencia extremadamente rápida que los operadores no detectaron a tiempo. A la 1:23, cuatro horas después de comenzar el experimento, algunos en la sala de control comenzaron a darse cuenta de que algo andaba mal.

    Cuando quisieron bajar de nuevo las barras de control usando el botón de SCRAM de emergencia (el botón AZ-5 «Defensa de Emergencia Rápida 5»), estas no respondieron debido a que posiblemente ya estaban deformadas por el calor y las desconectaron para permitirles caer por gravedad. Se oyeron fuertes ruidos y entonces se produjo una explosión causada por la formación de una nube de hidrógeno dentro del núcleo, que hizo volar el techo de 100 toneladas del reactor provocando un incendio en la planta y una gigantesca emisión de productos de fisión a la atmósfera.

    Las primeras muertes

    Minutos después del accidente, todos los bomberos militares asignados a la central ya estaban en camino y preparados para controlar el desastre. Las llamas afectaban a varios pisos del reactor 4 y se acercaban peligrosamente al edificio donde se encontraba el reactor 3. El comportamiento heroico de los bomberos durante las tres primeras horas del accidente evitó que el fuego se extendiera al resto de la central. Aún así, pidieron ayuda a los bomberos de Kiev debido a la magnitud de la catástrofe. Los operadores de la planta pusieron los otros tres reactores en refrigeración de emergencia. Dos días después, había 18 heridos muy graves y 156 heridos con lesiones de consideración producidas por la radiación. Todavía no había una cifra del número de muertos, pero un accidente nuclear aumenta día tras día la lista de víctimas, hasta pasados muchos años después.

    El primer acercamiento en helicóptero evidenció la magnitud de lo ocurrido. En el núcleo, expuesto a la atmósfera, el grafito del mismo ardía al rojo vivo, mientras que el material del combustible y otros metales se había convertido en una masa líquida incandescente. La temperatura alcanzaba los 2.500 °C y en un efecto chimenea, impulsaba el humo radiactivo a una altura considerable.

    Al mismo tiempo, los responsables de la región comenzaron a preparar la evacuación de la ciudad de Prípiat y de un radio de 10 km alrededor de la planta. Esta primera evacuación comenzó al día siguiente de forma masiva y se concluyó 36 horas después. La evacuación de Chernóbil y de un radio de 36 km no se llevó a cabo hasta pasados seis días del accidente. Para entonces ya había más de mil afectados por lesiones agudas producidas por la radiación.

    La mañana del sábado, varios helicópteros del ejército se prepararon para arrojar sobre el núcleo una mezcla de materiales que consistía en arena, arcilla, plomo, dolomita y boro absorbente de neutrones. El boro absorbente de neutrones evitaría que se produjera una reacción en cadena. El plomo estaba destinado a contener la radiación gamma y el resto de materiales mantenían la mezcla unida y homogénea. Cuando el 13 de mayo terminaron las emisiones, se habían arrojado al núcleo unas 5.000 t de materiales.

    Comenzó entonces la construcción de un túnel por debajo del reactor accidentado con el objetivo inicial de implantar un sistema de refrigeración para enfriar el reactor. Este túnel, así como gran parte de las tareas de limpieza de material altamente radiactivo, fue desarrollado por reservistas del ejército ruso, jóvenes de entre 20 y 30 años. Finalmente, jamás se implantó el sistema de refrigeración y el túnel fue rellenado con hormigón para afianzar el terreno y evitar que el núcleo se hundiera debido al peso de los materiales arrojados. En un mes y 4 días se terminó el túnel y se inició el levantamiento de una estructura denominada sarcófago, que envolvería al reactor aislándolo del exterior. Las obras duraron 206 días

    Las evidencias en el exterior

    Las evidencias iniciales de que un grave escape de material radiactivo había ocurrido en Chernóbil no vinieron de las autoridades soviéticas sino de Suecia, donde el 27 de abril se encontraron partículas radiactivas en las ropas de los trabajadores de la central nuclear de Forsmark (a unos 1.100 km de la central de Chernóbil). Los investigadores suecos, después de determinar que no había escapes en la central sueca, dedujeron que la radiactividad debía provenir de la zona fronteriza entre Ucrania y Bielorrusia, dados los vientos dominantes en aquellos días. Mediciones similares se fueron sucediendo en Finlandia y Alemania, lo que permitió al resto del mundo conocer en parte el alcance del desastre.

    La noche del lunes 28 de abril, durante la emisión del programa de noticias Vremya, el presentador leyó un escueto comunicado:

    “Ha ocurrido un accidente en la central de energía de Chernóbil y uno de los reactores resultó dañado. Están tomándose medidas para eliminar las consecuencias del accidente. Se está asistiendo a las personas afectadas. Se ha designado una comisión del gobierno.”

    Los dirigentes de la URSS habían tomado la decisión política de no dar más detalles. Pero ante la evidencia, el 14 de mayo el secretario general Mijaíl Gorbachov decidió leer un extenso y tardío, pero sincero, informe en el que reconocía la magnitud de la terrible tragedia.

    Sin embargo la prensa internacional manifestó que el informe dado por las autoridades rusas minimizaba la magnitud del accidente y deseaba encubrir en la mayor de las posibilidades los efectos colaterales y secundarios que arrojaría al mundo una catástrofe nuclear de esa magnitud, y que empezaban a ser evidentes en todo el mundo y sobre todo en Europa.

    Los efectos del desastre

    La explosión provocó la mayor catástrofe en la historia de la explotación civil de la energía nuclear. 31 personas murieron en el momento del accidente, alrededor de 135.000 personas tuvieron que ser evacuadas inmediatamente de los 155.000 km² afectados, permaneciendo extensas áreas deshabitadas durante muchos años al realizarse la relocalización posteriormente de otras 215.000 personas. La radiación se extendió a la mayor parte de Europa, permaneciendo los índices de radiactividad en las zonas cercanas en niveles peligrosos durante varios días.

    La contaminación de Chernóbil no se extendió uniformemente por las regiones adyacentes, sino que se repartió irregularmente en forma de bolsas radiactivas (como pétalos de una flor), dependiendo de las condiciones meteorológicas. Informes de científicos soviéticos y occidentales indican que Bielorrusia recibió alrededor del 60% de la contaminación que cayó en la antigua Unión Soviética. El informe TORCH 2006 afirma que la mitad de las partículas volátiles se depositaron fuera de Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Una gran área de la Federación rusa al sur de Briansk también resultó contaminada, al igual que zonas del noroeste de Ucrania.

    En Europa occidental se tomaron diversas medidas al respecto, incluyendo restricciones a las importaciones de ciertos alimentos. En Francia se produjo una polémica cuando el ministerio de Agricultura negó el 6 de mayo de 2006 que la contaminación radiactiva hubiese afectado a ese país, contradiciendo los datos de la propia administración francesa. Los medios de comunicación ridiculizaron rápidamente la teoría de que la nube radiactiva se hubiese detenido en las fronteras de Francia.

    Doscientas personas fueron hospitalizadas inmediatamente, de las cuales 31 murieron (28 de ellas debido a la exposición directa a la radiación). La mayoría eran bomberos y personal de rescate que participaban en los trabajos para controlar el accidente. Se estima que 135.000 personas fueron evacuadas de la zona, incluyendo 50.000 habitantes de Prípiat (Ucrania). Para más información en cuanto al número de afectados, véanse las secciones siguientes.

    Antes del accidente el reactor contenía unas 190 toneladas de combustible nuclear.  Se estima que más de la mitad del yodo y un tercio del cesio radiactivos contenidos en el reactor fue expulsado a la atmósfera; en total, alrededor del 3.5% del combustible escapó al medio ambiente.  Debido al intenso calor provocado por el incendio, los isótopos radiactivos liberados, procedentes de combustible nuclear se elevaron en la atmósfera dispersándose en ella.

    Los “liquidadores” recibieron grandes dosis de radiación. Según estimaciones soviéticas, entre 300.000 y 600.000 liquidadores trabajaron en las tareas de limpieza de la zona de evacuación de 30 km alrededor del reactor, pero parte de ellos entraron en la zona dos años después del accidente.

    Se prevé que la mayoría de muertes prematuras causadas por el accidente de Chernóbil sean el resultado de cánceres y otras enfermedades inducidas por la radiación durante varias décadas después del evento. Una gran población (algunos estudios consideran la población completa de Europa) fue sometida a dosis de radiación relativamente bajas, incrementando el riesgo de cáncer en toda la población (según el modelo lineal sin umbral). Es imposible atribuir muertes concretas al accidente, y muchas estimaciones indican que la cantidad de muertes adicionales será demasiado pequeña para ser estadísticamente detectable (por ejemplo, si una de cada 5.000 personas muriese debido al accidente, en una población de 400 millones habría 80.000 víctimas mortales debidas al accidente, estadísticamente indetectables). Además, las interpretaciones del estado de salud actual de la población expuesta son variables, por lo que los cálculos de víctimas se basan siempre en modelos numéricos sobre los efectos de la radiación en la salud. Por otra parte los efectos de radiación de bajo nivel en la salud humana aún no se conocen bien, por lo que ningún modelo usado es completamente fiable (afirmando incluso varios autores que el efecto de la hormesis, que está comprobado en la acción de otros elementos tóxicos, también debería aplicarse a las radiaciones).

    Dados estos factores, los diferentes estudios sobre los efectos de Chernóbil en la salud han arrojado conclusiones muy diversas, y están sujetos a controversia política y científica. A continuación se presentan algunos de los principales estudios.

    Imágenes

    Galería de Imágenes de Flick: Nicholas Lativy

    Fuente: Wikipedia